Medidas higiénicas para perros

¿Cuántas veces has dudado sobre si tal cosa o producto era bueno para la higiene de tu perro? Como ya sabes los animales son grandes portadores y transmisores de enfermedades, y al igual que las personas, un remedio eficaz para combatirlo es mantener una higiene impoluta, más allá de la alimentación. Si tienes un perro tienes también la responsabilidad de vigilar su higiene, con el fin de protegerle a él, a ti mismo, y al resto de personas que puedan entrar en contacto con él. Te damos algunas medidas higiénicas para perros que debes tener siempre en cuenta:

  • Cepillado: podrías pensar que cepillar un perro solo tiene un fin estético, pero nada más lejos de la realidad. Debes cepillar a tu perro con cierta frecuencia con el fin de removerle pelaje muerto o suelto, así como para detectar posibles bultos sospechosos. Recuerda que los animales no pueden decirnos con palabras que tienen según qué dolores o afectaciones, así que hay que estar siempre muy pendiente de que no ande padeciendo silencio algún problema.
  • Báñalo: para algunos puede ser divertido y para otros es un suplicio, ya que un perro te puede dejar el baño patas arriba. En cualquier caso, no abuses de los baños ni de productos químicos. Un baño a la semana puede ser suficiente para garantizar su higiene, y ahí sí que te recomendamos que le bien hasta el último de sus rincones, pero sin presionar en exceso. Su piel suele ser más sensible que la nuestra, y no está de más consultar con el veterinario los productos a usar y la forma óptima de frotarle. Entre las medidas higiénicas para perros que debes tener en cuenta, esta es fundamental.
  • ¡Sécalo bien!: ¿Sabes cómo te sientes tú cuando estás mojado, sobre todo si hace frío? Pues al perro le ocurre lo mismo pero multiplicado por cinco. Y al pasar frío es el momento ideal para que bajen sus defensas y pueda contraer enfermedades. De modo que siempre que lo hayas bañado o se haya mojado en la calle, sécalo rápidamente lo mejor que puedas.

higiene-perro

  • Vigila sus deposiciones: las heces de cualquier animal no son precisamente el alimento más sano del mundo, aunque haya gente que destaque su valor nutritivo. Estas son por lo general un nido de bacterias que en el caso de los perros pueden transmitirse con facilidad. No dejes que se acerque a las suyas ni a las de otros perros. Y por supuesto, recógelas cuanto antes, ya sea en casa o en la calle.
  • Orejas, boca y nariz: son las tres cosas sobre las que más debes preocuparte en el día a día de tu perro. De hecho son tres partes del cuerpo que normalmente varían si el perro sufre de alguna enfermedad, por lo que debes estar atento a ellas. Respecto a las orejas, no uses palillos de algodón y sírvete de toallitas o materiales parecidos, siempre esterelizados. Los veterinarios venden en cualquier productos para este tipo de tareas. En el caso de la boca, estate atento a los dientes y límpiaselos con regularidad, también para prevenir su mal aliento. Y por último, la nariz es una de las partes más sensibles de nuestra mascota favorita. Si ves que segrega mocos o algún otro líquido que no debería, llévalo rápidamente al médico. Medidas higiénicas para perros que no puedes pasar por alto.
  • Córtale las uñas: para el perro es incómodo llevar las uñas excesivamente largas, y estas acumulan además suciedad con facilidad. Mantenlas a raya. Tal vez sea la menos importante de esta lista de medidas higiénicas para perros, pero no la olvides.

Estas son las medidas higiénicas para perros que te proponemos. Recuerda. Su higiene repercute sobre la tuya, por lo que no te lo tomes a la ligera.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Deja un comentario