Gijón, la ciudad más canina de España

Gijón, la ciudad más canina de España

De vez en cuando nos llegan noticias como esta y es imposible no dejar escapar una sonrisa. Gijón ha lanzado una campaña, bajo el hashtag #gijonyesmycan, a través de la cual quiere fomentar el turismo con perros por todo el país… ¡Increíble! La que es ka ciudad más canina de España vuelve a ser pionera en el respeto hacia nuestra mascota favorita.

Los asturianos saben desde hace tiempo que Gijón es una ciudad tremendamente atractiva para los amantes de los perros. A los muchos espacios verdes que hay repartidos por la ciudad hay que añadir el hecho de que sus playas principales también admiten canes durante todo el año, de modo que es un sitio perfecto para pasear y jugar con ellos.

ciudad-mas-canina-de-espana

Como consecuencia de todo ello, el sector turístico asturiano ha sido muy avispado y proliferan cada vez más los hoteles y hostales que permiten perros en sus instalaciones, sabedores de que muchos propietarios buscan destinos que sean atractivos para sus mascotas. Desde luego, si tenemos en cuenta nuestro último post, noticias de este tipo nos hacen recuperar la fe en que el ejemplo gijonense cale en el resto del país.

La predisposición de las instituciones gijonenses es tal que han otorgado y seguirán otorgando un distintivo a todos los comercios que permitan perros en sus instalaciones, desde bares y restaurantes hasta tiendas y museos.

Es posible otra forma de hacer las cosas

El ejemplo de Gijón, oficialmente la ciudad más canina de España, debe hacernos reflexionar. Algunos de los problemas que los anticaninos siempre apuntan como argumento en contra de los perros en los espacios públicos, quedan sencillamente en nada. Este es solo un problema de voluntad y de respeto. Y del mismo modo que se permite el linchamiento de un animal como el toro en una plaza, es cuanto menos demagógico no dejar a un perro corretear por la playa o por el parque.

perro-mar

Como dijimos en nuestro último post, el dueño y no el animal debería ser el responsable ante tal situación. De hecho, para aquellos que vean excesivamente benévolas este tipo de medidas, el Ayuntamiento de Gijón es muy claro al respecto. Mientras no estén en espacios públicos debidamente señalizados, los perros deben ir con correa y a una distancia máxima de dos metros en relación a su amo. Del mismo modo, y de forma lógica, está prohibido el acceso de perros a parques con juegos infantiles, con el fin de que los niños gocen de su espacio sin ningún temor, así como para garantizar su limpieza.

Como vemos, hay formas y formas de hacer las cosas, y en Gijón, la ciudad más canina de España, han demostrado que un mundo mejor para nuestros perros es posible.

Deja una respuesta